Todo sobre la Seda

La seda es suave y muy agradable al tacto, sus fibras reflejan la luz de forma única, dándole un brillo muy característico. Es una de las fibras naturales más fuertes del mundo, pero a la vez es ligera y fina. La seda se obtiene del capullo del gusano de seda, y ha sido considerada la reina de las fibras desde hace miles de años. Es un tejido de lujo muy preciado y utilizado en la industria de la moda.

Orígen de la seda

Cuenta la leyenda que la emperatriz Lei Zu en el año 2700 AC, descubrió la seda cuando estaba preparando un caldo y cayeron en él unos capullos de Bombyx mori y al intentar sacarlos de la olla, observó como estos se desenrollaban en hilos finos de seda. De esta forma nació la industria milenaria de la seda, que el imperio Chino guardó en secreto durantes miles de años, convirtiendo a la seda en un artí­culo muy preciado.

En el año 139 AC se creó la Ruta de la Seda, que fue una ruta comercial organizada a partir del negocio de la seda, que recorría todo el continente asiático, conectando a China con Europa. Paulatinamente la producción de seda, fue expandiéndose por el mundo y la industria de la seda fue mejorando a medida que lo hacía la tecnología.

En la actualidad se producen alrededor de 600 mil toneladas de seda al año. China lidera la industria, produciendo el 60% de la seda mundial. En España se producen 79 toneladas al año, situándose en torno al puesto 16 en la producción mundial. Aunque el centro mundial de la elaboración de seda para corbatas está en Como, al norte de Italia. Las casas de la región ofrecen la manufactura completa, desde el diseño de los dibujos, hasta la confección de las corbatas.

El arte de la La Sericultura

La sericultura es la producción de seda cultivada. La cría de gusanos de seda es todavía un trabajo muy manual y que sólo se puede hacer en primavera, los gusanos se alimentan durante 45 días con hojas de mora frescas, por ello se conoce a esta seda como: seda morera. Una vez que los gusanos están listos crean la fibra de seda para su capullo, esta fibra es un hilo continuo, muy fino, pero muy largo, a diferencia de fibras de otros materiales como la cachemira o la lana merina que son más cortos.

Antes de la eclosión, los capullos se deshacen con vapor de agua y se estira el filamento, un trabajo muy preciso y delicado. Aunque el dicho «ir como la seda» viene justamente de la facilidad de este hilo para ser tejido. De un capullo se obtienen entre 800 y 1.200 metros, pero dado lo finos que son los hilos, en un centímetro de tejido se utilizan entre 80 y 120 hilos.

Para conseguir que la seda sea de alta calidad, el gusano no tiene que haber salido del capullo, hecho que convierte a la seda en un tejido no vegano.

Sin embargo, también podemos encontrar seda vegana o seda de la paz, donde permiten la metamorfosis del gusano, pero al hacerlo esta segrega un líquido que disuelve parte de la seda, dejándola inservible para su hilado como filamento contínuo. A pesar de ello, todavía se puede aprovechar consiguiendo hilos de seda de fibra discontinua de un grosor irregular y mayor que el de la seda normal, dando como resultado un tejido de seda de una calidad inferior. Aunque hay granjas de seda de la paz, en las que salvan la vida de la polilla Bombyx Mori, e intentan mantener la calidad de la seda, haciendo unos pequeños cortes en el capullo para facilitar la extracción de la polilla. Esta seda obviamente es más cara que la seda normal, ya que, la producción es menor y conlleva más tiempo.

Propiedades de la seda

La seda aúna una combinación de propiedades que no tienen ni punto de comparación con la seda sintética, solo la seda natural nos brinda estos beneficios:

Suavidad y comodidad

La fibras ultra finas, son además flexibles y ligeras, por ello es tan agradable al tacto y no ejerce ninguna presión en nuestro cuerpo. Las prendas de seda facilitan el movimiento y se adaptan a la forma del cuerpo.

Antibacteriana e hipoalergénica

Tiene propiedades resistentes a los ácaros y a las bacterias, ya que, el capullo está hecho para proteger al gusano de seda durante su metamorfosis. Además la seda es inodora y no absorbe el polvo. Por lo tanto, es ideal para personas alérgicas o con pieles sensibles.

Transpirable y termoreguladora

La seda absorbe el exceso de humedad del cuerpo, y la expulsa al exterior. Permitiendo la transpiración se regula de forma natural la temperatura y se facilita que la piel respire y se mantenga fresca.

Resistente y duradera

La seda es muy resistente, tanto que los primeros chalecos antibalas estaban fabricados con un tejido de seda. De hecho, Alfonso XIII se salvó llevando un chaleco de estas características. Por lo tanto, aunque no vayamos a usar la ropa como antibalas, teniendo esta resistencia durará durante muchos años.

Cómo cuidar la seda

A pesar de todas sus propiedades, la seda es un tejido delicado en ciertos aspectos y tiene que ser cuidada siguiendo ciertos principios:

Lavado

Se recomienda el lavado en seco en tintorerías especializadas. Pero ciertos tejidos, generalmente pocos, pueden admitir el uso de lavadora, en tal caso hay que elegir el programa más delicado, con centrifugado suave, agua fría y un detergente específico para la seda. No se debe secar en la secadora, ni ser escurrida, tiene que ser secar en plano, porque pierde parte de sus propiedades en húmedo y podría deformarse.

Planchado

El planchado de la seda, tiene que hacerse a con la prenda del revés, a baja temperatura, no es recomendable el planchado con vapor y tampoco se puede rociar con agua el tejido. Hay que planchar rápido para evitar quemar el tejido y teniendo en cuenta la propia estructura cristalina de la seda, no admite el apresto. El apresto le daría una rigidez artificial, volviendo el tejido rígido y quebradizo, siendo irrecuperable su textura original.

Mantenimiento

La seda es sensible a la luz del solar, de hecho si se expone mucho tiempo al sol, perderá su brillo natural se podrá amarilla. Una pequeña cantidad de vinagre al final del lavado puede ayudar a restaurar su brillo original, pero nunca hay que utilizar blanqueadores ni otros químicos, ya que, puede disolverse en contacto con lejía, el cloro la daña y se blanquea con agua oxigenada.

En caso de que se manche la seda, nunca hay que frotarla. O bien se lleva a un especialista o se aplica un poco de detergente específico sobre la mancha y se deja en remojo un tiempo, para después lavarse con normalidad.

Otras sedas naturales

Existen otras sedas naturales que generan determinadas arañas. La seda de araña es ligera, muy elástica y super resistente, es cinco veces más resistente que el acero e incluso más resistente que el kevlar (material con el que están hechos los chalecos antibalas). El problema de la seda de araña es que es muy escasa y muy cara. Por ello, las empresas están innovando creando seda natural de forma artificial.

La diseñadora Stella McCartney se asoció con la empresa tecnológica Bolt Threads para crear una seda vegana natural de proteína, generada mediante fermentación, utilizando levadura, azúcar y agua. Esta seda ha sido bautizada como Microsilk y además tiene la ventaja de ser biodegradable.

De manera similar, la marca North Face diseñó una chaqueta transpirable y repelente a los líquidos, confeccionada con una fibra proteica natural inspirada en la seda de araña de la empresa japonesa de tejidos Spiber.

Otros Artículos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *