Guía rápida para encargar un buen traje a medida

Cuando uno se embarca en la búsqueda de un buen traje a medida la labor puede ser toda una odisea. Es recomendable saber diferenciar entre trajes a medida industrial y artesanal. Uno tiene que tener nociones de inglés para diferenciar entre el half y el full canvas, no confundir al testigo, con tú testigo, tener una idea clara de lo que uno quiere en cuanto a tejidos y diseños, y sobre todo, saber por qué un traje puede costar 3000 € y otro 400 € para no dejarse condicionar solo por el precio e ir corriendo a por el más barato.

Traje a medida de tres piezas de raya diplomática con chaqué

Porque son muchas las marcas que ofrecen trajes a medida, pero no todos los trajes a «medida» son iguales, incluso algunos de esos trajes tienen poco de «medida» real. Para facilitar tu tarea de encontrar el mejor traje a medida, esta guía es clara, directa y va al grano.

Diferentes tipos de trajes a medida

La primera pregunta que uno debería hacerse es si se quiere un traje a medida ¿industrial o artesanal? aunque a primera vista puede parecer que lo artesanal suena mucho mejor, la medida industrial no se queda atrás en absoluto.

El traje a medida artesanal es el que hace un sastre de verdad, es importante empezar puntualizando esto. Un sastre de verdad es aquel que se ha formado durante años y, sobre todo, tiene una larga experiencia haciendo trajes. Y no todo es mérito únicamente del sastre, normalmente cuenta con un equipo completo de oficialas, ayudantes y aprendices.

corte de tela para hacer un traje

El trabajo empieza después de la toma de medidas, creando un patrón único para el cliente con sus medidas, para después cortar el tejido y empezar a «montarlo» mediante el hilvanado (Los hilos blancos que sujetan provisionalmente las piezas). En la medida artesanal el cliente tiene que visitar al sastre veces para las diferentes pruebas, inicialmente puede dar la sensación de que uno se pone un saco encima, porque no tiene mucha forma, pero esos pasos son fundamentales para que el sastre pueda ir viendo cómo adaptar el traje al físico de su futuro propietario y con cada prueba va tomando forma.

traje testigo con muestras e hilos dando indicaciones

El numero de pruebas puede variar en función del sastre y el cliente. Lo que es invariable es que durante el proceso de confección del traje, todos los pasos se realizan a mano: hilvanan, forran, cosen, pican… a excepción de 11 costuras lineales de la chaqueta que se hacen a máquina. El traje completo lleva un trabajo mínimo de 50 horas que no se hacen del tirón en unas semanas. Va poco a poco. Un traje a medida artesanal es recomendable que se encargue con un mínimo de 2-3 meses de antelación. El resultado es un traje hecho a mano para el cliente con el estilo característico del sastre y los detalles que uno haya elegido.

El traje a medida industrial, aunque puede sonar a que lo hace todo un robot, no hemos llegado todavía a ese punto de desarrollo. Y en realidad puede ser un traje hecho a mano también, pero los procesos de producción tienen un componente mucho más mecanizado.

La toma de medidas es también el primer paso, pero normalmente no será con un sastre, será en todo caso un especialista en trajes, que con suerte tendrá amplios conocimientos y mucha experiencia. Para esta toma de medidas podemos encontrar dos sistemas diferentes: la toma de medidas directa o mediante el uso de un testigo, y no, no hay que hacer venir al testigo de tu boda, es una prenda que se usa como referencia.

Porque aquí está una de las principales diferencias con la medida artesanal, un traje a medida industrial se hace adaptando un patrón existente a las medidas del cuerpo del cliente, no se crea un patrón nuevo.  Por ello, es muy útil que el cliente se pruebe el patrón para ver los ajustes que hay que realizar para adaptarlo a su físico, porque si no se prueba nada y solo se toman medidas, después debería haber una prueba intermedia con el traje sin acabar. Sin embargo no todas las marcas lo hace de esta forma, especialmente cuando es un traje a medida online. Aunque no solo online. Algunas marcas se saltan el paso y se quedan tan panchos. No se complican la vida. Suelen, como mucho, hacer un par de ajustes como el largo de manga, el pecho y cintura, y no se ajustará si un hombro esta ligeramente mas elevado que otro, ni se rotará la manga, bajará el punto de cruce… ni un montón de cosas más que podrían hacerse para que el traje quede perfecto. Este es un de los mayores problemas o incluso «fraudes» diría yo del traje a medida industrial, algunas marcas no se van a complicar la vida, van a ofrecer solo unos pocos cambios en el patrón para adaptarse ligeramente al cuerpo del cliente, pero te  dirán que es un traje a medida 100%.

Y lo mismo puede ocurrir con la confección, algunos (principalmente los baratos) unirán las entretelas mediante termofijado, que es la peor construcción que puede tener un traje, porque no se adapta al cuerpo, tampoco tendrá una buena caída y encima a largo plazo puede generar burbujas entre el tejido y la entretela, haciendo que el traje sea totalmente inservible.

Arrugas en un traje termofijado

Por el contrario, podemos encontrar trajes con una construcción más artesanal con un interior de semi-entretelado picado (half canvas)  o de entretelado picado completo (full canvas). Este tipo de construcción hace que el traje se adapte mejor al físico de su portador y, además, nunca generará ningún tipo de burbujas. Este tipo de construcción evidentemente requiere más minutos de producción que las prendas termofijadas al ser las entretelas unidas a la tela mediante puntadas generalmente a máquina aunque también podría ser a mano.

Cosido de traje con raya diplomática

Y en este punto también podemos encontrar grandes diferencias, hay trajes a medida industrial que podrían tener muchas o casi todas las partes hechas a mano, mientras que otros tendrán todos los acabados a máquina. Aunque para ser sinceros, un acabado u otro no afecta realmente a la calidad o durabilidad del traje, mientras ambas terminaciones se hagan bien. Un traje cortado y acabado a maquina podría hacerse en unas 6 horas mientras que uno con una construcción más manual podría acabarse en unas 12 horas. Igual que en el caso anterior, esto no se hace de una sentada, lo normal es encargar el traje con una antelación de unas 5 semanas si la fabricación es local o de unas 8-12 semanas cuando se hace en China.

En definitiva, lo importante, si se opta por un traje a medida industrial, es que se realice con una construcción half o full canvas y que podamos tener la opción de probar el patrón y realizar todos los cambios que necesitemos para adaptarse a nuestro físico por completo, no solo elegir un par de detallitos como el forro y el tejido.

El tejido

Después de la construcción interna, el tejido es la parte más importante del traje. A la hora de elegirlo, hay muchos conceptos que podríamos tener en cuenta, pero voy a mencionar los 3 más importantes:

La composición. Evita de sintéticos, si quieres un traje que no tenga brillos artificiales, que transpire y no te dé un calor insoportable, nada de poliéster. Ni siquiera en pequeñas cantidades (esto ya es una manía mía). Pero es mucho mejor un tejido de lana 100 % o mezclas de lana y lino o seda o mohair, que serían ideales todos ellos para el verano. Aunque cuidado con el lino que lo haría más propenso a la arruga. Además normalmente al lado de la composición se verá el nombre de la casa del tejido, casas como Guabello, Reda, Vitale Barberis suelen ser las de entrada en cierta calidad y casas como Loro Piana son Intermedias  y Holland and Sherry o Scabal son de alta gama, aunque esto es solo como referencia rápida hay que fijarse también en los siguientes puntos.

Selección de tejidos y botones

El grosor. No es lo mismo un traje de verano que uno de invierno, tejidos por debajo de los 200gr/m serían tejidos de verano mas finos y también menos resistentes en el tiempo, y más baratos para las marcas, es probable ver mucho tejido de lana 100% super fino a precios accesibles, no están mal para el calor pero no es lo mejor si queremos un buen traje que nos dure tiempo. Mínimo entorno a los 220-320 gr si queremos un traje para todo el año, y por encima para un traje de invierno. Un tejido con cierto gramaje tiene una mejor caída y es más resistente a la arruga.

Bobinas de hilo en la fábrica

La suavidad.  La finara de las fibras de lana que componen el tejido es la que determina la suavidad de la misma, y no tiene nada que ver con el grosor del propio tejido, un tejido fino podría estar compuesto de fibras de lana gruesas y no resultar muy suave al tacto y viceversa. El número seguido de «S» en la descripción de un tejido para trajes como por ejemplo «Super 120’s», hace referencia a dicha finura, cuanto más alto el numero, más finas y suaves son sus fibras. Este número se determina por la cantidad de hilos individuales que tiene una hebra de lana. En el caso de Super 120’s, tiene al menos 120 hilos en cada hebra de lana. Tejidos de 100’s-130’s son lo suficientemente agradables y resistentes para durar muchos años. Porque tejidos 150’s o más que sobre todo suele hacer Loro Piana pueden resultar más suaves al tacto, pero en realidad a la hora de llevarlo no se aprecia gran diferencia y sobre todo lo hace más frágil y menos duradero en el tiempo.

El diseño

El último punto en importancia es justamente el único en el que se fija la mayoría, pero como has visto, teniendo bien todos los puntos anteriores,  el traje está listo para cualquier diseño.  El diseño que tú quieras será el adecuado pero para mi debería realzar tu físico. Por ejemplo trajes de un único botón con el punto de cruce bajo, solapas que sean de 2/3 de la distancia entre cuello y hombros sería lo ideal a nivel visual por lo menos para empezar, aunque aquí uno se puede dejar aconsejar por el sastre o especialista para crear el mejor traje, además preguntando es como podremos ver el conocimiento del responsable, porque muchos se basan en repetir los mismos mantras para todo el mundo, como pantalón estrecho sin pinzas y dos botones para el traje y vas que chutas.

La clave del diseño es crear un traje proporcional y cómodo para el físico del cliente por lo menos es lo que yo hago en Hussars, donde hacemos trajes a medida en Madrid. Solo ofrecemos construcciones half o full canvas utilizando tejidos italianos o ingleses de reconocidas casas. Un servicio que solo ofrecemos de forma presencial con cita previa, si te interesa no dudes en pedir más información escribiéndonos a info@hussars.net

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.