TWEED, el peso pesado de los tejidos

Es un tejido de gran gramaje confeccionado con pura lana, muy cálida y resistente, aunque de tacto áspero y con textura calada y muy apretada. Por sus características es un tejido ideal para los meses más fríos, de hecho, la «pelusilla» propia del tejido que tiene en la superficie rechaza la humedad y el agua, tanto que en el siglo pasado este tipo de tejido se usaba para hacer trajes de esquí. En la actualidad es habitual verlo en chaquetas, trajes y gorras clásicas, aunque todavía hay nostálgicos que se hacen un traje para la nieve.

Origen del tweed

El tweed fue inventado en el siglo XVIII por agricultores escoceses para combatir los duros inviernos de la zona. En esa epoca se le conocía como Clò-Mór en gaélico (la gran tela). Se tejía para que fuera lo más resistente y cálido posible, por lo que era extremadamente grueso.

El Tweed, como lo conocemos ahora, se desarrolló en la década de 1830, cuando la aristocracia británica empezó a usar el tejido para actividades como la caza o la pesca, por la protección que garantiza frente al frío y la lluvia.

En cuanto al origen del nombre existen dos teorías sobre el origen de su nombre nombre. Algunos creen que se debe al río Tweed. Sin embargo, también se dice que en 1826, un empleado de una tienda londinense se equivocó leyendo la palabra ‘tweel’ (que en escocés significa sarga) y etiquetó erróneamente el tejido con la palabra tweed y este tejido tuvo un gran éxito.

Los colores y los distintos acabados del tweed

El tejido se obtiene girando unidas varias hebras de lana de diferentes colores en un hilo de dos o más capas, dando como resultado una apariencia irregular en la que suele predominar un color, con toques de otros tonos que son secundarios, creando así un tejido único en el que suele dominar el gris o el azul oscuro, con tonos verdes, azules o anaranjados.

Esta forma de tejer el tejido permite que existan muchos tipos de patrones, entre los que destacan: el tejido de espiga, el pata de gallo (Houndstooth) y el shepherd’s check.

Aunque hay muchos tipos de tweed y se fabrica en muchas partes del mundo, Harris Tweed es el único tejido del mundo con denominación de origen protegida y regulada por el Parlamento Británico, que garantiza que el Harris Tweed debe ser «tejido a mano por los isleños en las Hébridas Exteriores, y hecho de pura lana virgen teñida e hilada en las Hébridas Exteriores».

Harris Tweed es el único tejido a mano comercializado del mundo y además a diferencia de la mayoría de los textiles comerciales, el proceso comienza con el teñido natural (sin químicos) de la lana pura en lugar de empezar a hilar la lana.

Aunque el tejido Harris tweed no es único que se fabrica mediante un proceso tan artesanal, sino que también se produce de forma similar el Donegal, que es otro tweed de gran calidad originario de las islas británicas, aunque no cuenta con el mismo prestigio y reconocimiento.

Cómo llevar y combinar las prendas de Tweed

Obviamente es un tejido informal, perfecto para lo que llaman «smart casual», estas son las prendas que nos permiten jugar con muchas combinaciones más o menos informales. Podemos llevar tanto un traje de tweed con camisa oxford y corbata, como una chaqueta de tweed y solamente un jersey.

Incluso podemos llevar perfectamente una Sahariana de tweed, López Aragón, en su momento hizo unas que eran muy bonitas, combinadas con unas rudas botas en grain, tendremos un look sport perfecto para los días invierno.

El único problema con este tipo de chaquetas de tweed es que hay muy poca oferta en confección industrial y si queremos algo más especial tendremos que hacérsela a medida.

Si una chaqueta de tweed está cosida a mano por un buen sastre las costuras casarán en toda la parte frontal de la chaqueta como también lo harán los dibujos del pecho, de las mangas y los de los bolsillos.

Es importante que los dibujos no se rompan a lo largo de la chaqueta, es decir, que de tener que entallar la prenda se haga proporcionalmente a lo largo de toda la extensión de la chaqueta. De esta forma, además de mantener el mismo número de líneas y cuadros tanto en la parte izquierda como en la derecha no se apreciará un corte visible del dibujo en su parte trasera.

Se escoja una sahariana, una chaqueta o una gorra de tweed lo que parece indiscutible es que es un tejido que no debería de faltar en cualquier armario de un apasionado por la moda masculina clásica.

Otros Artículos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *